jueves, 10 de diciembre de 2009

Enfermera particular

Este post sólo lo escribo para agradecer a mi enfermera particular el esfuerzo que lleva realizando durante este último año, en el que una serie de vicisitudes han hecho que mi ayuda en casa se haya visto reducida. Le ha tocado la brega normal de su trabajo, la de la casa casi en su totalidad, y le he añadido la carga de levantarme el ánimo cada cierto tiempo.


Últimamente parece que la cosa evoluciona un poco a mejor, y esperemos que siga así hasta la recuperación total de ambos.

Así, este año vienen juntos el agradecimiento por los cuidados de un año regular, y la felicitación del decimoquinto aniversario.

6 comentarios:

Simone B dijo...

Que bonito el post..se agradece tanto que te cuiden y también que alguien te de las gracias por ellos como haces tu..

Espero que en el año que entra os vaya muy bien, nos vaya bien a todos..que ya nos lo merecemos.

Muchos besos!

molinos dijo...

Ohhh...que bonito. ¿ Se lo dejarás leer?

Felicidades a los dos.

hitlodeo dijo...

Simone gracias. Esperemos que el año que viene vaya a mejor para todos.
Besos

hitlodeo dijo...

Hola Moli:
Se lo tendré que enseñar, porque sino no me lee.
Había pensado enseñárselo con los niños acostados, y con aviesas intenciones. Pero mi espalda esta en plan tocap... Así que se lo enseñaré con la mantita eléctrica puesta. To romántico yo.
¡Con lo que había ensayado el salto de la salmanquesa! (ya sabes, el del armario empotrado)
:))
Besos

molinos dijo...

Cómprale algo..tio rata.
Y que sepas que la imagen de la mantita eléctrica es horripilante..pareces el abuelo cebolleta.

hitlodeo dijo...

Le he comprado algo. Soy un tío sensible.
Para una vez que no se me olvida la fecha. ¡Gracias PDA!