lunes, 5 de octubre de 2015

VIII CONCURSO DE TAPAS DE MAJADAHONDA












Ha pasado mucho tiempo desde mi último post, demasiado tiempo. Las batallas cotidianas que me apartan de este hobby tienen sus días contados, no pasarán de noviembre, aunque no sé si me embarcaré en otras, no me gusta quedarme quieto.

No obstante, que haya pospuesto la escritura en el blog no quiere decir que haya dejado de hacer lo que me gusta, como por ejemplo hacer el Homer e irme de tapas en las fiestas de Majadahonda. Por cierto, cada año son más los bares que se apuntan, este año 60. No es posible probarlas todas, no por capacidad estomacal, de eso voy sobrado, sino por pasta, a tres euros de media 60 bares con la familia te sale por un pico ¡PARA CUÁNDO UNA BECA PARA LAS TAPAS!

Lo dicho, este año hay muchos bares participando, pero he visto poca ilusión por la creación de la mejor tapa. Muchos se han dedicado a apuntarse al concurso con una tapa simple, y se han dedicado a vender la mayor cantidad de tapas posible. El concurso está perdiendo su aliciente, y con los votos del público y de un jurado no profesional se está convirtiendo en Eurovisión, donde siempre ganan los países con lenguas similares, o con políticas afines. Deberían contratar a un jurado formado por expertos en hostelería para elevar el prestigio del certamen. A mí que me dejen probarlas todas, con boca pero sin voto ¡Huuummmm!

A lo que vamos, que no todo ha sido tan malo, ha habido honrosas excepciones a lo que he dicho anteriormente, así que os presentaré las que he probado, que son un total de catorce. Alguna ha caído varias veces, pero eso no cuenta en la votación.

1. La Taberna Marinera. "Mar picada"

Muy mala tapa, aceitosa y con un sabor que dejaba mucho que desear. Por suerte fue la última que probé esa noche, aunque eso hizo que me costara digerirla y dormir.





2. Onneca. "Habanera"

Este es uno de mis restaurantes favoritos de Majadahonda, pero este año me ha dado varias sorpresas en el concurso de tapas. La primera es que su tapa se parecía mucho a otra que podréis ver más adelante, aunque esto puede ser casualidad. La segunda es que tuvimos que ir dos días, y en ambos el camarero gritaba de malos modos que no quedaban tapas y que no apuntaba a nadie hasta que le dijeran desde la cocina que estaban listas. El segundo día no le hicimos caso, pedimos un par de vinos y automáticamente aparecieron las tapas. Las formas no se pueden perder. Y la tercera es que el puro estaba relleno de una carne muy seca. Aquí cocinan y atienden de lujo, por eso me fui desencantado.





3. Gran Vía. "De pulpo plancha"

Este es un bar de toda la vida de Majadahonda, donde en invierno solían ponerte una taza de caldo con la cerveza o el vino, y te sentaba de vicio. La tapa no estaba mal, pero no era nada del otro jueves, tres trozos de pulpo con puré y cebollino.





4. Aizkorri. "Aupa Aizkorri. Bocapintxo de buey"

He de decir que la tapa estaba rica, pero no deja de ser una hamburguesita de buey. Lo que hemos apuntado al comienzo, no han tratado de crear una tapa de concurso, sino de vender tapas.





5. Granxeiro. "El sabor de la morriña"

Este local lo estaban abriendo mientras comenzaba el concurso, pero como la idea era darle un ambiente de furancho gallego, la puerta pendiente de pintar y la falta de algunos acabados que realizaron luego no importaban, incluso le daban un toque más auténtico.

Para aquellos que no los conozcan los furanchos son casas que en la época de la vendimia vendían, y venden, el excedente de vino, que en Galicia se toma en tazas, acompañado de una tapa o ración del guiso que tenían para comer. Hoy día tienen varios platos a elegir. Las mesas suelen ser alargadas y con bancos, y la gente se sienta en los huecos que están libres, compartiendo todas las mesas.

La tapa era un sandwich de pulpo con lechuga, y de postre un poco de queso ácido gallego con un cucurucho de membrillo. No estaba mal, la presentación estaba algo cuidada, y casaba con el ambiente.

Aparte de lo dicho sobre la tapa, he vuelto otro día para cenar, pasadas dos semanas para que estuviera todo en marcha, y entre que no son gallegos con lo que les cuesta entender lo que les pides (en castellano), que el vino blanco lo sirven en jarra de barro y el tinto no lo sirven en taza (cunca), que el rape que nos sirvieron era descongelado (y mal descongelado), que la empanada de zamburiñas tenía alguna muestra de ese bivalvo y que el pulpo era como un chicle Cheiw, difícil será que vuelva a aparecer yo por allí.





6. Taberneros Majadahonda. "Cóctel de gulas y fideos de mar con salsa teriyaki"

No estaba mal, aunque se les debió acabar la salsa teriyaki y nos lo sirvieron con salsa rosa, lo que nos vino mejor por si a los niños, que estaban con nosotros ese día, no les gustaba la teriyaki. No deja de ser una ensalada con gulas, pero por lo menos el sabor era bueno y se curraron la presentación.





7. Casa Pedro. "Solomillo ibérico con suave de turrón"

Este es otro de mis restaurantes preferidos de la zona. La carne era buena, con muy buen punto de preparación y muy sabrosa. El toque de sabor del turrón era curioso. Pero el fondo de patatas estaba muy duro.





8. El Farol. "Rica rica"

De este restaurante nunca espero una presentación excepcional, es fiel a su estilo: la comida casera sin florituras, pero siempre vuelvo porque sus tapas, manteniendo la esencia tradicional, son elaboradas y muy ricas. Esta era una tosta de foie con crujiente de jamón. Muy rica.






9. De tapas bar. "Migas majariegas"

Otro lugar que me suele gustar por el sabor de sus tapas. Evidentemente no se calientan mucho la cabeza con la presentación, ni con la tapa, pero las migas con uvas y queso les quedaron deliciosas.






10. El Viejo Fogón. "Gyoza crujiente rellena de rabo de toro con ajo blanco japonés"

En este local cuidan la tapa que presentan, cocinan bien, y se nota el trabajo realizado. La Gyoza es una empanadilla japonesa, y ésta ciertamente estaba muy rica, pero el ajo blanco, que según sus indicaciones se bebía después de la empanadilla, era muy denso y mataba el buen sabor de la Gyoza. Estaba bien, con buena presentación, pero con el fallo del ajo blanco que no solo no casaba, sino que era demasiado espeso y con grumos.





11. As de Bastos. "Espuma de vichyssoise"

Sabor agradable. Tomate al fondo, y la espuma de vichyssoise con crema de boletus dando forma a la copa. Rica y bien presentada. Aquí también se nota el cuidado en la elaboración y la presentación.







12. La Gorda. "Kebueno de ternera"

Esta es una cervecería que este año ha hecho una buena tapa. Su presentación es minimalista, pero aceptable, y el panecillo con ternera, soja y una salsa deliciosa, hacía que te dieran ganas de repetir varias veces.






13. La Taberna del As. "Cigar fish"

Para mí ésta es la mejor tapa de este año, tanto por el sabor como por la original presentación y forma de servirla. Primero te colocaban un cenicero con una emulsión de gambas y semillas de amapola imitando la ceniza, y a continuación te ofrecían un puro de una caja de puros. El puro era crujiente (creo que pasta filo), estaba relleno de tartar de atún, rematado con semillas de amapola en el extremo para hacer el efecto de la ceniza y hasta llevaba una vitola. Una maravilla de sabor, y muy original su presentación.

Esta es la tapa que se parece a la del Onneca, por eso me ha sorprendido tanto, porque no es tan fácil coincidir en esta idea, aunque por lo visto así ha sido.

Enhorabuena por mi parte a la Taberna del As.






14. La Travesía. "Mar y tierra"

De esta tapa no tengo foto. Fallo mío. Y es una lástima, porque suelen trabajársela mucho. Este año era una tosta de bacalao con pimientos que estaba deliciosa. La tapa la diseñó la mujer del dueño, y creo que no se puede obviar que el cocinero tiene una mano excelente para la cocina, no solo en esta tapa, sino en el resto de los platos.

Lo que sí tengo es una foto de lo que me tomé después, un Old Fashioned. Resulta que están ampliando su carta, y a partir de cierta hora de la noche sirven cócteles, y el barman es muy bueno, puedo dar fé.





En fin, para esto dio el concurso de tapas de este año. La tapa que repetí varias veces fue el Cigar fish de la Taberna del As, pero no fue ésta la que ganó. La ganadora de este año, aunque yo no comparta el veredicto fue la del Viejo fogón: "Gyoza crujiente rellena de rabo de toro con ajo blanco japonés", y la segunda fue la del Onneca: "Habanera", y en este caso si que discrepo totalmente, aunque supongo que como se suele decir: para gustos colores.

¿Falta mucho para el próximo concurso? ¿Falta mucho? ¿Falta mucho? ¿Falta mucho? ...









6 comentarios:

Montse Martínez Ruiz dijo...

Como el año pasado, creo recordar que también pusiste las tapas del concurso, te lo has currado mucho para hacer este reportaje gastronómico, ahora, lo que más me ha gustado es saber que te has puesto morao probándolas todas, pillín.
Yo habría dado por ganadora esa última del cigarro con la ceniza y todo ¡qué pasada! y si además estaba rico, mejor.
Y el año que viene avisa con tiempo y te ayudo a elegir :)
Besitos.

hitlodeo dijo...

Ya sabes que soy un glotón Montse. Así me estoy poniendo, que me pueden dibujar con un compás. Jajaja.

El año que viene te aviso y formamos un jurado colegiado en condiciones. Y de paso nos ponemos moraos a tapas.

JuanRa Diablo dijo...

La del puro me llamó mucho la atención en tu Instagram y lo estuve comentando a otra gente que , como yo, les gusta el ñampa zampa y las cosas originales.

Qué manera de salivar entre fotos y descripciones, jaja. A mi me encanta la combinación de migas con uva. Imagino que añadiendo el toque de queso mejoró mucho más.

Debe molar esto de ahondar en las tapas majas de Majadahonda :D

PD. Me alegro de encontrar dos posts nuevos! Hacia ya tiempecillo, ¿eh?

hitlodeo dijo...

Pues sí que hacía tiempo JuanRa. Pero por suerte en breve, creo, me habré liberado de una tarea que es la que me está robando mi tiempo de ocio, y volveré a dar la lata asiduamente por estos lares.

Eso sí, las tapas anuales no las podía perdonar. El Homer que llevo dentro me mataría XD

Patrick Bateman dijo...

¿En qué consiste el Old fashioned?
.

?

hitlodeo dijo...

¡Hombre, Mr. Bateman! ¡Cuanto bueno por aquí!

El Old Fashioned es un cocktail hecho con Whisky (o Bourbon), un poco de angostura, naranja exprimida y alguna cáscara, y algo de azúcar. Empieza con un sabor algo más fuerte, y se va suavizando conforme se derrite el hielo.

Está bastante bueno. Pero no vayas a matar por él. XD

Un abrazo