lunes, 12 de marzo de 2018

CARNES A LA NARANJA


Mi afición por las tierras valencianas se va agudizando. Tanto es así que ha conseguido despertar en mi absurda mente un recuerdo que tenía oculto bajo varias capas de mollejas, bacon y tocinillo de cielo. El recuerdo del Pato a la Naranja. Un manjar que comí con gran deleite en mi infancia. Más tarde, perdida la inocencia infantil, las naranjas pasaron a tener otras connotaciones, la fruta en general para ser más precisos: guayabas, peras, melocotones, melones,..., ¡Soooo! que me animo demasiado y me puedo creer que soy vegetariano.

Retomando el tema culinario. Je je, he dicho culi... Perdón, me sale el golfillo que llevo dentro. Como digo, en aquellos años degusté el pato a la naranja, el caldero, el conejo al ajillo o en arroz, etc. Grandes platos todos ellos. El pato es una delicia por si solo, a la plancha con un poco de confitura de frambuesa, en un arroz meloso con setas, en confit,..., me encanta. Y qué decir del conejo, el conejo es algo maravilloso y no engorda, por lo que comeros los que queráis o podáis.

Mi afición por el pato debe tener su explicación en que me gusta hacer el ganso, pero a pequeña escala. Ahora bien, no sabría como explicaros el porqué de mi afición al conejo. Misterios de una mente enferma dentro de un cuerpo sin mente. A ver si lo descubre Iker Jiménez.

Bueno, que me lio. A por la receta de hoy.


Necesitaréis:

1 Magret de pato (o 1 conejo troceado)
4 o 5 Naranjas de zumo
3 Zanahorias
1 Cebolla mediana
3 Dientes de ajo
1 cucharada sopera de Coñac
Romero
Aceite
Pimienta
Sal






Pelamos y cortamos las zanahorias en juliana, no muy finas. Hacemos lo mismo con la cebolla y el ajo.








Cortamos las naranjas por la mitad. Sino a ver cómo vais a sacarles el zumo ¿por ósmosis inversa?
Las exprimimos, y reservamos media cáscara de una de ellas.








Salpimentamos el magret de pato, o el conejo según la versión.








Ponemos un poco de aceite a calentar en una cazuela.








Una vez caliente doramos la carne, la sacamos y la reservamos.










A continuación incorporamos los ajos, y enseguida la cebolla y las zanahorias.








Les añadimos un poco de romero, y dejamos que se pochen un poco. Tres o cuatro minutos bastarán.







En el ínterin rallamos la piel de la media naranja que habíamos reservado.







Le añadimos la cucharada de coñac y dejamos que se evapore el alcohol. 1 minuto dándole vueltas llega.






Agregamos el zumo de las naranjas ¡VIVA VALENCIA!








Volvemos a incorporar la carne y dejamos que se cocine, tapado, hasta que se ablande. En el caso del pato tendremos que estar casi 2 horas. En el caso del conejo con una hora será suficiente, no obstante se puede controlar comprobando con un palillo cuando está tierna la carne, que en el caso del rabbit coincide con el momento en el que ésta se va separando del hueso.

Conviene ajustar la sal al terminar.








Finalmente obtendremos estos resultados.

El primero es el del magret.







Y el segundo el del conejo.










Como truco, se puede ahorrar tiempo con la olla rápida. El caso es comer estas maravillas.






6 comentarios:

Montse Martínez Ruiz dijo...

¡La de tiempo que hace que no como pato a la naranja! y eso que me gusta, pero no sé, son ese tipo de platos que ya no hago, me he vuelto muy vaga y voy a lo cómodo, en plan ensaladas, verduras, pescado o carne a la plancha, sin más complicaciones.
Me ha gustado tu receta, seguro que está deliciosa, como todas las que nos presentas ¡si es que tienes mucho arte, amigo Hitloleo!
Besitos.

hitlodeo dijo...

Gracias Montse. Puedes hacerla con conejo, que lleva menos tiempo y está muy rica también.

Llevo un tiempo de lio y casi se me enfría la receta en el blog.

a ver si puedo dedicar más tiempo a la escritura y lectura, y me paso por el tuyo.

Besos

JuanRa Diablo dijo...

Vaya receta más apatecible.
Soy muy aficionado al toque dulce de la fruta en las carnes. He probado piña, naranja, pera, manzana... con pollo y ternera, pero creo que nunca con conejo. Debe estar muy rica también.
Ah, se me olvidaba la ciruela, que desprende tanto dulzor que se me ponen los ojos en blanco, jeje
Hay a quien lo le agrada ese contraste dulce-salado pero a mi me encanta.

Se me ha hecho la boca agua imaginando todo ese zumo de naranja empapando bien el filete de pato.

Me uno a tu Viva por Valencia y lanzo otro por su gastronomía :)

hitlodeo dijo...

Soy como tú JuanRa, a mí también me gusta la mezcla dulce-salado.

El magret de pato a la plancha, con un poco de mermelada de ciruela está de vicio. Esto sí que es fácil. Compra un colirio para los ojos y prepáralo. ¡Ñam, ñam!

Un abrazo

RECOMENZAR dijo...

Muy interesante tu receta.la pondré en practica pronto un saludo desde Miami

hitlodeo dijo...

Gracias por tu visita Mucha, te recomiendo hacerla, es sencilla y muy rica.

Que envidia, yo estuve en Miami hace muchos años, una ciudad preciosa.

Besos