viernes, 21 de noviembre de 2014

VERDURAS EN PAPILLOTE

Ha pasado Halloween, y después de todas las películas de miedo que he visto, de las historias de fantasmas y aparecidos que he contado, de los menús terroríficamente divertidos que he preparado, y de los trucos o tratos que he vívido, me ha quedado un complejo de Freddy Krueger (aunque lo que realmente daba miedo era esa marca de tabaco: Kruger, quizás de ahí sacaron el nombre del protagonista de Pesadilla en Elm Street).
 
La cuestión es que me ha dado por despellejar, cortar en tiras todo lo que se pone a mí alcance, y terminar como Hannibal Lecter: cocinándolo y comiéndomelo. La mirada de loco ya la tenía antes de Halloween.
 
Esta receta va de mi nueva faceta sádica y sanica.
 
Necesitaréis:
 
Brécol
Repollo
Zanahoria
Cebolla
Pimiento rojo
Mostaza
Aceite
Sal
Pimienta

 
 
 
 



 
Cortamos todas las verduras en juliana. Aquí actúa el espíritu de Freddy, o el de Eduardo Manostijeras. Como os guste más.
 
Podéis ver la escabechina abajo.






Colocamos un poco de aceite y una cucharada pequeña de mostaza en el mortero. Curiosamente el mortero es una de las herramientas predilectas de brujos y brujas.







Añadimos un poco de sal y pimienta. Luego batimos todo hasta conseguir una salsa más o menos homogénea.







 A continuación colocamos las tiras de verdura en un papel para el horno, y las regamos con la salsa.
 






 Luego cerramos el papel formando un saco, y lo colocamos en una fuente para el horno.
 



 
 
Precalentamos el horno a 180 grados durante unos diez minutos, e introducimos la fuente, dejándola cocinarse 15 minutos. Os recuerdo que conviene vigilar el horno por si tenemos que sacarlo antes.
 
 



 
 
Finalmente sacamos el saco del horno, lo abrimos, y volcamos el contenido en un plato.
 



 










El resto es sencillo: no parar de zampar hasta que el plato esté vacío.
 
 
Una receta sencilla, sabrosa y muy sana. A pesar de surgir de las entrañas del averno.
 
 
Disfrutadla.
 
 
 
 

4 comentarios:

JuanRa Diablo dijo...

Todo lo que surge del averno está buenísimo, por supuesto :D

Tengo la suerte de que mi mujer trabaja en una tienda de fruta y verdura, así que los ingredientes sanos no faltan en la dieta.

Pero es una lástima que no sea ella bloguera... Me estoy perdiendo la gastronomía a lo Hitlodeo.

Y tú dirás, ¿Y por qué no lo haces tú? Y yo diré, Pues sí, ¿y por qué no lo haré yo? xD

hitlodeo dijo...

Pues sí es una suerte que tu mujer trabaje en una tienda de fruta y verdura, porque podrás comer las mejores y más sabrosas. Cosa harto difícil de encontrar hoy en día en las grandes superficies, donde la fruta no sabe a nada.

Yo aprovecho mis escapadas a los pueblos de Valencia o a Galicia para recuperar el sabor de las cosas. Bueno y una frutería que hay cerca de mi casa, pero solo hay una con fruta buena.

Por cierto, cocinando en el averno ahorro mucho en electricidad. :P

Montse Martínez Ruiz dijo...

La receta sanísima y muy apropiada para ir haciendo hueco para el pavo y los turrones, pero ni se te ocurra ir haciéndolos tiras, jaja.
Un besito.

hitlodeo dijo...

Pues sí Montse. Habrá que prepararse para las comilonas Navideñas.
No te preocupes, no los haré tiras, los devoraré como Cronos a sus hijos, como un león hambriento, o peor, como Homer la panceta. Puedo ser aún más terrorífico ¿No crees?
Besos