martes, 1 de febrero de 2011

VIAJE AL PASADO. EL COLE.

Paseando por Vigo, pasé por el que fue el centro donde estudié C.O.U, lo que era el curso de orientación universitaria con la anterior Ley de enseñanza, y que ahora equivaldría a segundo de bachillerato.
¡Ja! Es curioso como me recuerda esto a mi infancia cuando mis padres y sus amigos me preguntaban en que curso estaba. Yo respondía en séptimo de E.G.B. Y ahí empezaba una discusión sobre la equivalencia con el anterior sistema. ¿Eso equivale a cuarto y reválida? - decía uno - No, no te das cuenta que nuestros estudios llegaban hasta sexto y reválida, y luego venía el PREU, así que por deducción equivale a ... - peroraba otro -
Los tiempos no cambian, vuelven, y en todas las épocas se cree descubrir (o reinventar, palabra más de moda, aunque más sinsentido) la pólvora.

Pues, volviendo a mi visita a lo que en su día fue el centro donde me preparé para el acceso a la Universidad, me fijé en algo que me hizo pensar en porque, aunque las pasé canutas para aprobar, había conseguido superar el curso. Nunca me había fijado. ¿O es que antes no era igual y habían cambiado la función de aquellas aulas?





Recuerdo que antes no estaban las vallas. Pero eso no es suficiente para que me decante por el cambio de uso de las aulas.

En esa acera salíamos durante el recreo, y nos juntábamos chicos y chicas. Comíamos algo, fumábamos y charlábamos. Unos ligaban, otros eran pareja, otros rompían con la suya. Un día tenías una novia, y otro día no. Se quedaba para celebrar los cumpleaños, se hacían chistes, se jugaba,...

Todo lo dicho sumado a que soy muy despistado y no me fijo en lo que me rodea, y a que conseguí aprobar, me hace pensar que ese cartel siempre estuvo ahí, y que lo que obtuve fue mi aprobado en la selectividad de infantil, tal y como se hace ahora en las fiestas de graduación en las guarderías.

Esto me ha hecho sentirme bien. Soy joven y en realidad no estoy trabajando. Estoy en la segunda fase de mis estudios, unos estudios basado en la práctica más que en la teoría. Me preparo para un nuevo curso y vosotros también. ¡Qué no me creéis! ¿Qué hacéis en vuestros trabajos? Empezar a una hora, tenéis un cuarto de hora o media hora de recreo, volvéis al trabajo, luego la comida y, según el régimen del cole, unos vuelven por la tarde (jornada partida) y otros se van a casa (jornada continua), luego toca hacer los deberes, y tenemos vacaciones de Navidad, Semana Santa y Verano, aunque ahora sean más cortas.

Bienvenidos al cole. Y, por favor, si alguien tiene las preguntas de los exámenes que las circule a todos.

Hasta luego Trons

3 comentarios:

JuanRa Diablo dijo...

Pues ya sospechaba yo algo así, ya. Y debe ser cierto porque aún sueño alguna vez que alguien me dice que tenemos examen y yo me acojono porque no he estudiado nada. :S

Y es que resulta que seguimos siendo estudiantes... claro, claro, jeje.
Pues en mi caso debo ser un superdotado al que han adelantado muchos cursos, porque el resto de alumnos que me rodea son mucho mayores que yo, ya ves.

Ya imagino a nuestros hijos el día de mañana preguntando a algún niño qué estudia
- Quinto de PURRUT
- Ah, eso equivaldrá a lo que fue mi segundo de ESO.

(Esa manía de ir cambiando todo)

Hasta otra, chavalín ;)

puerto blázquez dijo...

Ainsssss, pues yo si que de verdad de la buena, no he salido del cole. Allí estoy casi desde que nací hasta que me jubile y a este paso... En fin, no pensemos en cosas lejanas. jijiji.
Saludos, Puerto

hitlodeo dijo...

JuanRa:

No te preocupes, lo de parecer superdotado se pasa con la edad.
Nos vemos en el recreo. Yo llevo el balón :)

Puerto:

Si Puerto, tú como mi mujer tenéis el valor reconocido. Lo de estar rodeada de niños todo el día y no cortarse las venas es algo que admiro.
A mi con mis peques me llega de sobra.
Un beso seño.