lunes, 19 de julio de 2010

PUBLICIDAD DIRIGIDA.



Me llamó la atención el cartel de este taller.
Ya sé que un silencioso en mecánica del automóvil es el tubo de escape, o una parte de él. Pero si se lee el letrero seguido, el juego de palabras implica que el taller está concienciado con el medio ambiente y con la calidad de vida de los vecinos de la zona. Dejo aquí la posible creación del término político "concienciación con el impacto mediambiensocial", para su uso en futuros debates sobre el Establo de la Nación.
A parte de esto, quiero resaltar que si muchos de nuestros dirigentes, tanto del Gobierno como de la Oposición hicieran su trabajo como estos honrados mecánicos, es decir, de forma silenciosa, probablemente, al no tener que dedicar esfuerzos en vociferar, ridiculizar al contrario, decirle eso de "y tú más", lograrían una mayor eficiencia en su gestión.
Ahora mismo, nuestros políticos no pasan de ser unos funcionarios sin oposición, es decir sin más méritos para desarrollar ese trabajo que el enchufe de su partido. ¿Dónde queda aquello de ejercer los cargos por personas de reconocido prestigio? ¿Porqué los ejercen un grupo de amigos que se ponen rápidamente de acuerdo para subirse el sueldo, pero que no son capaces de tomar decisiones consensuadas? ¿O sí lo son y todo forma parte del circo mediático? ¿Será por eso por lo que prefiero ver dibujos animados? Para entretenerme que lo hagan los profesionales.
Hasta luego. Me voy a ver a Homer, o a Camera Café.
Joder. Y todo esto por el cartel de un taller mecánico.
Necesito unas vacaciones

7 comentarios:

Antonio L. dijo...

Hola Hit.
Tienes toda la razón. Yo creo que la gente por lo general, independientemente de sus opiniones o formas de ver las cosas, no tienen maldad alguna ni interés en fastidiar a nadie. Sin embargo todo ese civismo se va al garete cuando encienden la televisión o compran la prensa y se encuentran a los de siempre crispando y calentando el ambiente. La cosa es que nuestra clase política deja mucho que desear, prefieren estar todo el día como el perro y el gato en lugar de sentarse y pensar únicamente en nosotros y no en sus intereses partidistas. Por suerte siempre nos quedarán los dibujos y los documentales. Yo cuando termino de ver los Simpsons apago la televisión vaya a ser que empiezen las noticias y me quiten el buen humor. ¡¡¡SALUDOS!!!

hitlodeo dijo...

Trabajar en equipo es lo que nos falta Antonio.
Hace un rato he estado trabajando en equipo contigo, es decir, he estado viendo los Simpson.
Un abrazo, y que no falte el buen humor.

LastChild dijo...

¿¿El Establo de la Nación?? :D

Hit, no des ideas que estos enseguida se inventan el Ministerio de Concienciación Mediambiensocial. ¡Y ya tenemos bastante circo!

Cuando vi la foto mi primera lectura fue esa: "no hacemos ruido".

Abrazos

LastChild dijo...

Por favor, tengo que poner esto: acabo de comprobar que la palabra de verificación para el siguiente (osea, este) comentario es GODOFU. Si no me equivoco, JuanRa podrá confirmarlo, fue líder revolucionario tras el golpe de estado en la Tierra de los Meandros.

JuanRa Diablo dijo...

Jajaja. A ver si vas a tener que pedir daños y perjuicios al dueño del taller por todo lo que ha derivado de su lectura.

Y hasta qué punto hemos debido perder la fe en los políticos que yo también sentaría en los escaños a los mejores cómicos. Para que nos hagan llorar mejor que nos hagan reír y que sean profesionales.

JuanRa Diablo dijo...

Por cierto, LastChild, ¿GODOFU?
Me entran escalofríos con sólo leerlo. Fue el tío más sanguinario de la tribu ATESSE y el golpe de estado que dio le hizo un callo en la mano y todo. No te digo ná... :P

hitlodeo dijo...

Hola Last y JuanRa
Sí, creo que es mejor no darles ideas, que ya se les ocurren bastantes a ellos sólos.
El nombre de GODOFU acojona sólo con pronunciarlo. Parece un tipo de Sandman.
La verdad es que no tengo ni idea de quien es, y JuanRa no lo aclara mucho. He situado la tribu en África, pero no localizo a GODOFU. Igual sólo era un tímido muchacho con un mal pronto que le creo mala reputación. ¡Qué daño hacen las habladurías!
Un abrazo a los dos